miércoles, 17 de octubre de 2012

"Tenemos un sueño: La creación de un mundo sin abuso sexual infantil”


La prevención es una tarea titánica

Y no debe ser trabajo de un solo hombre que en lo individual significa un grano de arena en el mar, se necesita el esfuerzo de todos, de ustedes y solo asi todos juntos podremos lograrlo.

¿Porque tenemos que aceptar que tres de cada diez niños serán abusados?
El abuso sexual infantil es y será siempre el delito mas atroz en
Contra de la humanidad.
Porque atenta contra el tesoro mas sagrado de la familia.
Sin niños sanos no hay futuro.
¿Hasta cuando mas escucharemos gritos sin voz?


Nadie en su sano juicio puede ver sufrir a un niño.
Si apareciera una enfermedad que torturara todas las noches a los niños, que los dejara sin dormir, que los obligara en algunos casos a cortarse, que les impidiera ser felices y que en algunos lamentables casos les obligara a quitarse la propia vida, probablemente los gobiernos y laboratorios invertirían millones y millones de dólares para encontrar la cura.
Esta situación existe y no es una enfermedad es un delito hacia los niños.
El abuso sexual infantil afecta a millones de niños, les afecta psicológicamente gravemente si no son ayudados y atendidos profesionalmente y de manera oportuna, tal vez el daño dure por el resto de sus vidas.

Pero no solo se trata de ayudar a los niños víctimas se abuso sexual infantil.
También tenemos prevenir y EVITAR el abuso sexual infantil, así de simple es.

Pero por otro lado aunque parezca increíble, tristemente a la mayoría de las personas no les importa nada en absoluto el peor crimen contra la humanidad.

Casi cada día escuchamos hablar de nuevos casos de abusos sexual infantil, tres de cada diez, si tres de cada diez serán víctimas sexuales.

¿Que podemos hacer?

Solo con el aumento de medidas preventivas, la mejora de las técnicas de protección, la sensibilización de la opinión pública y el estímulo de la denuncia podremos lograr un verdadero cambio, estas sencillas medidas nos aparecen claramente como la manera más inteligente y eficiente de abordar el problema.

Juntos creémos una cultura de prevención.

Pero no podemos solos, esta claro
Que los gobiernos no harán nada al respecto hasta de los ciudadanos lo realicemos por cuenta propia.

¿Que podemos hacer ya?

Participemos en formar parte de la red hispanoamericana contra el abuso sexual infantil.

Todos podemos formar parte de ella y replicar nuestro repudio al al abuso.

Lo podemos hacer en nuestros países por nuestra profesión o actividad si podemos o queremos ser replicadores y atender a las víctimas o participar en prevenir mediante campañas de prevención.

Realicemos una CAMPAÑA CONTRA EL ABUSO SEXUAL INFANTIL. GRITOS SIN VOZ.

Esto debe ser solo el comienzo, la sociedad civil tiene que realizar su función en esta problemática para que los gritos no sean sin voz.

El abuso sexual infantil es algo tan aberrante que todos quieren cerrar los ojos al verlo.

Ni un niño mas, juntos hacemos mas.
Abuso sexual infantil nunca mas.

Miguel Adame Vazquez
Creador de a.s.i nunca mas.
Presidente de Centro de investigación difusión y estudios sobre la trata de perdonas y explotación comercial a.c
Candidato al premio al mérito cívico 2010-2012.
Fundador de la red hispanoamericana contra el abuso sexual infantil.
Colaborador del grupo de ayuda mutua para sobrevivientes de abuso sexual infantil.


lunes, 15 de octubre de 2012

Soy una sobreviviente de Abuso Sexual Infantil.




Quisiera dejar mi humilde testimonio de apoyo hacia alguien que no mira hacia otro lado. Que a pesar de haber vivido su propio infierno, rescatando a una víctima de los abusos, no se ha detenido ahí. Y está haciendo una labor de concienciación en todo el mundo de habla hispana digna de los héroes más intrépidos. Yo sólo soy una persona anónima, vivo en una localidad pequeñita y tengo un trabajo y una vida sencillos. Posiblemente mis palabras no sean importantes, pero no quiero dejar escapar esta oportunidad para hablar de él.

Tengo 44 años, y todavía arrastro muchas secuelas de mis abusos. Viví mi adolescencia y mi juventud, con conductas de riesgo, sexo sin control, abuso de drogas e intentos de suicidio. Hasta hace poco jamás relacione mi conducta con lo ocurrido en mi infancia. Ni siquiera sabía que los Abusos Sexuales dejan secuelas.

Hace pocos años leí en mi país un reportaje sobre abusos infantiles que me abrió los ojos. Desde ese momento me dediqué a buscar más información al respecto. Pero me encontré con un mutismo casi absoluto. A penas hay información y la que encontraba era sesgada, se sigue teniendo la percepción de que un abusador, un pederasta es un hombre solitario, que recorre los parques infantiles vestido con una gabardina, y que le enseña sus genitales a los niños desprevenidos.

Un día, navegando por la red, encontré el testimonio de una mujer, abusada por su tío. Era un testimonio desgarrador, escrito desde el dolor, pero con una fuerza de voluntad digna de elogio. El escrito estaba dentro de un blog cuyo autor es Don Miguel Adame (www.migueladame.blogspot.com) Ha sido el descubrimiento más importante de mi vida.

Dentro de ese blog encontré información de todo tipo, secuelas, acciones tanto para sanar como para prevenir, testimonios, aspectos legales, y lo mas importante para mí: encontré las causas de mi dolor. Y encontré la forma de paliar ese dolor, con el consuelo de saber que no estoy sola en esto, que no soy la única persona que ha sufrido abusos, y que se puede vivir.

Porque creo firmemente que ese blog es sobretodo un grito de esperanza, un canto a la vida, y espero que sea también -el blog y su autor-  una piedra en el zapato de los legisladores y los políticos del mundo, para que dejen de mirar hacia otro lado.

Porque la sociedad patriarcal y familiar que nos rodea se guarda mucho de mantener ese asunto en la sombra, que no se hable de él, porque nos hace ver la podredumbre que está instalada en el interior de la “sociedad perfecta”. Y la ley, en general, ayuda poco.

En la mayoría de los países que se precian de tener un estado de derecho digno y justo, siguen sin darle la importancia debida: los delitos prescriben en plazos muy pequeños, por lo que, cuando la víctima se decide a actuar, ya no puede denunciar a su agresor. Y cuando lo hace dentro de los plazos, se ve sometida a un “juicio” paralelo por su credibilidad. Los legisladores siguen dando poco valor al testimonio de un niño, teniendo en cuenta, que en muy pocas ocasiones existen pruebas físicas del abuso. Es la lucha desigual de la palabra de un niño contra la de un adulto. No se pueden imaginar la tortura psicológica que supone para un menor, hablar de algo tan íntimo como invadir su cuerpo, y además hacerlo, en muchas ocasiones, delante de su agresor, con lo que se sienten intimidados, sin poder manejar la situación y con una sensación de desamparo enorme.

Y contra eso lucha Don Miguel Adame. Ha proporcionado una herramienta con la que las víctimas (ya adultos) puedan sanar su herida, que no es poco, teniendo en cuenta que un cuarto de la población femenina y uno de cada seis hombres ha sido, es o será abusado sexualmente antes de cumplir 17 años. Está siendo un motor en la prevención de los abusos en el futuro, rompiendo mitos y tabúes. Y está proporcionando una alternativa legal, dentro del estado de derecho, para que se pueda juzgar y condenar con todas las garantías a los pederastas, sin poner en peligro la integridad psicológica de las víctimas, que a fin de cuentas es lo mas importante, evitar que la víctima se vea agraviada por segunda vez.

Para mí ya es tarde, mi agresor murió en su propia cama después de años de someter, no solo a mí, sino también, al menos que yo tenga conocimiento, a mis hermanos. Pero sólo por el recuerdo de mis propios abusos, y el deseo tardío de haber tenido la ayuda legal necesaria, quiero que se sepa que Don Miguel tiene todo mi apoyo, y toda mi consideración por la labor que hace a favor de todos los niños que están siendo abusados en este momento, y todos aquellos que por desgracia lo serán en el futuro.

Basta de mirar hacia otro lado.

Premio Nacional de Acción Voluntaria y Solidaria 2011.


Conozco a Miguel Adame desde hace varios años. Conozco su incansable trabajo para erradicar el abuso sexual infantil. La creación de su blog abre puertas antes no conocidas a personas en todo el mundo hispanohablante. Su blog informa y educa, y lo más precioso cada día se convierte más en un espacio para personas que no saben a quien dirigirse pero que sienten la necesidad de desahogarse o de buscar apoyo emocional.
En su blog las personas pueden aprender sobre la importancia de no solo creer inmediatamente a niñas, niños y adolescentes que hablan sobre su experiencia de A.S.I., sino el hace énfasis en la importancia de la atención a las víctimas en su momento, para que las secuelas sean trabajadas lo más pronto posible después de la traumática experiencia del abuso sexual infantil. El hace énfasis en que el abuso sexual en niñas, niños y adolescentes es la violación más grave de sus derechos humanos. Y su arduo trabajo está dirigido también a hacer entender el grave problema social que significa el abuso sexual infantil.

Es uno de los logros más grandes de Miguel haber logrado la aprobación de una ley en México que reduce la re victimización de niñas, niños y adolescentes durante el proceso jurídico y está debatido en círculos de abogadas y abogados en otros países de América Latina para crear la base para introducir la propuesta en sus respectivos países.

En el blog de Miguel no solo personas interesadas en lograr el mismo fin de Miguel. A.S.I nunca más se pueden expresar, sino sobrevivientes se pueden conectar en búsqueda de apoyo, personas empáticas con sobrevivientes, personas que quieren atribuir con su apoyo personal en el noble fin de A.S.I nunca más.
El blog de Miguel hace cada día mejor entender que faltan muchos hombres como Miguel en toda América Latina para qué niñas, niños y adolescentes pueden creer que su vida vale, que nacen para ser amado/as, cuidado/as, protegido/as, tienen derecho de vivir sin violencia, y tienen derecho a llegar a ser personas adultas sin secuelas de A.S.I.

Una gran capacidad humana de Miguel es también, invitar a personas, tanto sobrevivientes y no sobrevivientes en colaborar en la lucha con sus propios aportes. Sobrevivientes logran sentir que su vida vale, que ellos y ellas pueden contribuir desde su propia experiencia y hacer algo para otras, aunque en la vida cotidiana - fuera del blog de Miguel - su vida se les hace a veces muy difícil por no tener el respaldo profesional para trabajar sus historias de A.S.I. y liberarse de las secuelas.
La acción voluntaria y el actuar solidaria de Miguel está trasbordando las fronteras y anima a personas en otros países a arriesgarse de hablar de algo que nunca antes se ha hablado.

Su calidad humana, su involucramiento abnegado en la tarea noble de dar su granito para la erradicación del crimen de mayor impunidad que es el A.S.I. hacen de el una persona merecedora del Premio Nacional de Acción Voluntaria y Solidaria 2011

A QUIEN CORRESPONDA.


Yo fui abusada por mis dos tíos, que más bien eran como mis hermanos, pruebas además que mi dolor, los recuerdos y la lucha diaria para superarlo... no tengo. Puedo ponerle fecha a la última violación, yo tenía 16 años. Fue cuando por fin tuve el valor o la crisis nerviosa suficiente para hablar, pero para ese momento ya habían pasado 12 años de abusos. Tengo recuerdos desde que tengo cuatro años de tocamientos, de estar desnuda en contra de mi voluntad, besos, frotamientos, amenazas. Nunca me golpearon de manera violenta, jamás dejaron una huella evidente. De hecho en casa yo era la princesa.

Cuando dije lo que pasaba, cuando tenía 16 años se hizo la denuncia, y mi paso por el sistema de justicia más bien pareció un proceso de etiquetación, incredulidad y una completa falta de tacto. En vez de tratarse de un proceso que me ayudara a dejar de tener miedo, sentirme protegida fue un proceso que más bien me dejó otra dosis de dolor y desesperanza. Además sólo se presentó la denuncia contra uno de ellos, pues el otro llevaba años sin tocarme.

La crisis familiar después de haber roto el silencio resultó en la ruptura de la familia, pero todo eso fue puertas adentro, para los demás todo seguía siendo igual. Pasaron muchas cosas: mandaron a mis tíos lejos para que “las aguas se calmaran”, para que no sean detenidos, para guardar las apariencias argumentando que mis tíos consiguieron trabajo en otra ciudad y que yo ya “tenía” que vivir con mi madre así que me mude con ella.

Los años pasaron, mis tíos volvieron y yo tuve que vivir sabiendo que ellos de nuevo eran hijos de familia, mi abuela les protegía… hasta ahora lo hace. Yo era la que tenía que perdonar y vivir con lo que me tocó, ser “socialmente correcta” y no avergonzar a la familia… decían que era por mi bien, para que yo no pasara más dolor, para dejar todo atrás. Mi madre me apoyó como pudo pero seguíamos conservando el vínculo con mi abuela, si mis tíos estaban presentes simplemente no nos hablábamos, eran momentos realmente incómodos y dolorosos. Uno de mis tíos, el que me violó a los 16 años se disculpó de aquella violación argumentando que no sabía lo que hacía pues estaba ebrio y además había ingerido cocaína, que estando en sus cinco sentidos no haría algo que me dañara, para él todos los eventos anteriores habían sido “muestras de cariño”.

Yo tuve que regresar a vivir con mi abuela, mis tíos ya no vivían ahí pero llamaban seguido o iban de visita, tuve que aguantarme para no alterar a mi abuela.

Yo llegué a pensar que todo eso quedó atrás, que por fin era “normal”, quería llevar la fiesta en paz con mi abuela, sin embargo siempre me sentí fuera de lugar, no podía disfrutar de las cosas sin sentir luego algo de culpa, mi autoestima es baja, me cuesta trabajo relacionarme; aún así procuré hacer lo que los jóvenes de mi edad hacían… iba a reuniones, tuve novio, participaba en un grupo en la iglesia, pero habían cosas que andaban mal, de ser una estudiante por encima del promedio mi rendimiento escolar bajó, repetí el último año de preparatoria, cambié de carrera un par de veces, mis parejas aunque no eran violentas físicamente no me respetaron y yo así lo aceptaba, era a lo que estaba acostumbrada; fumaba mucho e incluso jugaba con mis antidepresivos aumentando las dosis. Tengo problemas de ansiedad y a veces puedo ser muy obsesiva con mis cosas.

Me casé con un hombre que desde el principio supo algo de mi historia, sabía de la violación a los 16 años pero no sabía lo que había pasado antes. Es un buen hombre, pero me costó mucho trabajo aceptar estar con él, estaba acostumbrada a relaciones donde me convertía en un cero a la izquierda, pero él fue lo suficientemente perseverante y paciente. Nuestro matrimonio ya pasó del lustro, me considero afortunada. Él me ha ayudado mucho en mi proceso de sanación, ha aguantado las crisis.

El haberme casado, el haber salido del círculo familiar hizo que poco a poco abriera los ojos, buscaba información, ayuda… algo. Había información que no me aportaba nada que no supiera, que no hubiera vivido, no encontraba más que definiciones, descripciones de las secuelas más obvias, descripciones de patrones de conducta… cosas que se pueden encontrar en un libro de texto.

Encontré A.S.I Nunca Más hace un par de años y causó un gran impacto en mí… especialmente porque se trataba de un padre de familia, al principio solo leía, leía mucho, no suelo comentar mucho pero sigo el sitio. Si mi familia, hubiera tenido una pizca del interés y de la dedicación del Sr. Adame yo no hubiera tenido que pasar por muchos momentos oscuros, y él lo ha llevado más allá de su familia, el abuso sexual infantil es algo que se queda dentro de cuatro paredes la mayor parte del tiempo y que además deja profundas secuelas. Que alguien se interese no solo en informar de manera responsable sino en lograr un cambio a favor de quienes somos sobrevivientes es esperanzador, saber que hay más personas que comparten la misma causa es un aliciente. Nosotros recibimos el mensaje que no valemos, que tenemos que quedarnos callados, aprendemos que es algo de lo que no habla, que la justicia es inadecuada y pocos son los que reciben la atención adecuada para superar el trauma.

Leer los testimonios, los documentos, las noticias en el sitio me ha ayudado más que cualquier otra terapia, encontré también un grupo de ayuda mutua y he perdido el miedo a participar. Incluso he podido hablar de ello más abiertamente, liberándome así de la culpa y la vergüenza, tuve el valor de escribir un blog, bajo un pseudónimo pero es un gran avance y ha sido una gran experiencia de aprendizaje; hacen falta voces y quise sumar la mía, aunque parezca tímida pero me han dicho que importa. Es el mensaje que el Sr. Adame nos da a todos los sobrevivientes, que no estamos solos y que hay gente que lucha por hacer un cambio, un cambio que beneficia a todos, no solo a los sobrevivientes. Él ha dado voz a miles.


AM

A QUIEN CORRESPONDA:


Me complace indicar que conozco al Sr. D. Miguel Adame , y puedo dar fe de sus cualidades morales y alto espíritu de compromiso. Su capacidad de comunicación (el blog que día a día actualiza contiene muy eficaz información para afectados, allegados y familiares de las víctimas de abuso sexual infantil A.S.I.). Además, es de resaltar las muchas actuaciones que realiza a nivel judicial, legal buscando el mejor y más adecuado apoyo a los más débiles: las niñas y niños sin capacidad de autodefensa ni discernimiento ante los sucesos tan graves que viven.
Su labor diaria me ha servido como persona afectada durante muchos años por violaciones y abusos sexuales en el ámbito de mi familia desde los 8 años a comprometerme dentro de mis posibilidades a colaborar con información externa y testimonial personal en su blog; a mantener comunicación con él y con otras personas que como yo misma sufren o han sufrido las secuelas y problemática que conlleva estas situaciones desgarradoras. 
Por tanto, por medio de la presente me permito recomendar ampliamente al Sr. D. Miguel Adame  quien desempeña con audacia, inteligencia y tesón una ardua labor en la defensa de los derechos humanos, especialmente en el tema que atañe a tantas personas afectadas presentes y futuras por los ABUSOS SEXUALES EN LA INFANCIA que se testimonian de forma alarmante dentro del propio seno familiar.
En todo el tiempo en que mantengo contacto con él, a pesar de encontrarme e (España) me ha demostrado ser una persona sensible, humana y absolutamente comprometida EN PRO DE LA CAUSA DE LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR, apoyando y ayudando en aspectos formativos, informativos y preventivos a los millones de lectores, a afectadas y afectados, a personas que desconocen el fondo del problema.
El A.S.I. (abuso infantil en la infancia) es una lacra social que se oculta, silencia por evidenciarse su acción en las propias unidades familiares “intocables!”. Abusos que se comenten contra los más débiles: niñas, niños, preadolescentes, adolescentes y que perpetúa el destrozo de miles de vidas que quedan ya marcadas para siempre.
Agradezco en mi nombre y en quien tenga la suerte de conocerle y tratar con él su eficaz labor, su valentía y su gran carisma. Considero que Miguel es un pilar fundamental que recomiendo apoyar debido a su labor diaria de años. No callemos más. Podemos entre todos lograr muchos avances, unirnos y seguir el ejemplo de nuestro amigo Miguel Adame.
Gracias Miguel.

Atentamente,

Estimados:




   Soy colaboradora en el equipo de Don Miguel Adame desde hace dos años. Merece totalmente mi respeto y admiración por su labor solidaria, voluntaria  y emprendedora sin ánimo de lucro.
    Aún recuerdo el día que me tendió la mano, escuchó  y me brindó su apoyo, comprensión  y cariño. Llegué sintiéndome vacía, sola  y abatida, mi vida estaba desubicada y perdida y no sabía como salir de la terrible crueldad que es ser un sobreviviente de A.S.I. Me brindó todo su apoyo y ofreció los medios de los que disponía para lograr ser la persona que soy hoy, una  persona que confía en sí misma, que  lucha por sus sueños, solidaria  y orgullosa de pertenecer a su equipo y de tomar libremente las riendas de su vida.

    No conozco a mejor persona que merezca éste honor porque he estado a su lado cuando veo su impotencia, cuando  no dispone de medios para ayudar a todos los que cada día llegan contando sus situaciones y problemáticas, observo  como se desmorona ante la crueldad de no acabar nunca la causa por la que luchamos y enfoca su rabia en paliar con más ansias la lacra y ayudar a las víctimas a liberarse, a romper sus silencios, ha buscar todo tipo de recursos, informativos, visuales, asesoramiento, psicólogos, extender información y medios de ayuda para que lleguen a cada rincón que sea solicitado o simplemente que llegue por si es solicitado. 
Cuando extiende medidas de concienciación, de  prevención o actuación.Así como ver que  no se rinde cuando a los que no les gusta lo que hace ni la libertad de expresión y la lucha por los derechos del ser humano y la extensión de la gravedad  del A.S.I o la lucha contra los pedófilos y pederastas o cualquier maltratador, obstaculizan su camino y lo enturbian, ahí sale al frente con su equipo sin miedos ni cohibiciones.

      Tratando por todos los medios que la ayuda llegue y sin pedir nada a cambio, por  ello considero que es el candidato adecuado, aunque  para mí siempre merecerá todos los premios porque ha resucitado mi corazón.

ANONIMO

Carta


Crecí siendo abusada sexualmente de de forma recurrente; crecí en una familia donde el abuso sexual era casi que cotidiano.

Han sido muchos años de dolor, de locura, de no poder entender que era lo que pasaba, de no entender porque me asustaba tanto compartir con otras personas. Empecé a tomar alcohol y a drogarme desde muy pequeña, no aguantaba tanto dolor y tenía que buscar cual era la mejor forma para no sentir. 
Mis maestros solo veían a una niña que no se relacionaba y que no rendía en sus tareas y no copiaba en sus cuadernos, por eso fui expulsada del colegio donde estudiaba. Fue muy difícil crecer y no entender como la persona a la que considerabas como tu padre te dañaba y luego te decía que no podía decir nada. Cuando se es muy pequeña, cuando era muy chica, no entendía, como la mujer que me bañaba me tocaba de una forma inadecuada para luego decirme que no me podía dejar tocar de nadie. Mi mundo era realmente caótico. Y así crecí, corrijo, así sobreviví. Intente recuperarme, intente hacer muchas cosas con mi vida, pero siempre para volver al mismo circulo, el de la autodestrucción.

Comía sin parar, llegue a pesar 145 kilos, me dolía físicamente dar cada paso, aun así, tenía que levantarme a las 3 de la mañana porque necesitaba comer. En mi trabajo, gano muy poco, así que no se trataba únicamente de abrir el directorio y buscar un terapeuta, simplemente no podía pagarlo. En medio de toda esta locura un sacerdote me dijo que yo era superviviente del abuso sexual. Yo no sabía lo que significaba, mucho menos que mi abuso, algo que intente callar con todas mis fuerzas, significaba algo más que vergüenza. Busque en Internet y encontré (gracias a Dios) la página de Miguel, recuerdo que de todo lo que leí, fue lo que más sensación de calma me produjo.

Lo más extraño, es que no me cobraba nada, y estaba dispuesto a ofrecer su ayuda. Escribí y casi de inmediato me contesto, me puso en contacto con otras supervivientes que con la misma rapidez que Miguel, me contestaron, por primera vez en mi vida, sentí que no estaba sola, que había otros que habían pasado por el mismo caos que yo había vivido. Miguel y su equipo de voluntarios se han ocupado en todo este tiempo de que reciba artículos que me permitan entender porque reacciono de ciertas formas, de entender que tengo derechos, que está bien sentir, incluso, sentir rabia. 

Gracias al apoyo que recibo de forma constante, ahora, ya no me siento como una víctima que no puede hacer nada con mi vida, ahora sé que es importante dar de lo que se me ha dado tan generosamente y compartir con otras mujeres supervivientes del abuso que es posible vivir, sin sentirse tan sola, que no es necesario cargar todo el dolor con el que hemos vivido hasta ahora. Gracias a la puerta que Miguel abrió, gracias a que Miguel me ha mostrado su confianza y su respeto, hoy llevo un año sin consumir drogas ni alcohol, he bajado 30 kilos, pero sobretodo tengo más fe en mi vida. 

El trabajo con Miguel me ha devuelto la sensación de que pertenezco a una comunidad. Cada vez que recibo uno de los artículos que Miguel o uno de los de su equipo me envía, trabajo, para que muchas personas los conozcan, porque deseo con todo el corazón, que sean conocidos, porque en algún momento, para alguien pueden ser tan significativos como para mí.

Hoy, se con toda certeza, que la oportunidad que he tenido al conocer el trabajo de Miguel, al recibir el apoyo de Miguel, no solo me han salvado mi vida, me han devuelto un sentido a mi vida y me han permitido pertenecer de nuevo a la sociedad, y esto no tengo como pagarlo.

A

A quien corresponda:


A quien corresponda:

Hablar de abuso sexual es muy difícil, es sumamente doloroso, yo lo viví con mi hija, pero si hay algo salvable de esta situación es tener el privilegio de conocer gente como el Sr. Miguel Adame quien predica con el ejemplo, un ejemplo de lucha tenaz, desinteresada, humana, que ya hace mucho supero la condición de su caso personal y sigue consiguiendo logros para los niños que esta “adultocracia” ha olvidado. A través de su esfuerzo se ha logrado muchísimo para evitar la re victimización de los niños.

Los padres de niños que han sido victimas de abuso sexual infantil sabemos que no hay muchos lugares a donde acudir, que se cuentan con los dedos de una mano las personas que realmente luchan por proteger a los menores, ahora de la misma ley. Este es el caso de Don Miguel Adame.

No quiero extenderme demasiado para no resultar cansina, pero las reformas de ley que se han alcanzado en el Distrito Federal gracias a la tenacidad de el Sr. Adame, deben de ser extensivas al resto de la república y hasta donde mi conocimiento llega, solo es Don Miguel y un puñado mas de personas quienes las están buscando.
Yo tengo mucho mas que decir de Don Miguel Adame, pero por el momento extiendo mi más amplia recomendación ya que yo puedo dar testimonio de su trabajo por el sector mas vulnerable de nuestra sociedad.

ANONIMO

A quien corresponda:



Porque postulo a Miguel Adame al Premio Nacional de Acción Voluntaria y Solidaria.

Desde chico estuve internado en muchos hospitales, tuve depresión, anorexia, desordenes obsesivo-compulsivos, hipoglucemia, desnutrición y deseos de morir, todo esto de estar internado y enfermo empezó antes de ser adolescente (no puedo precisar la fecha aún) y duró unos 10 o 12 años, vivía un círculo vicioso de estar mal físicamente, con muy bajo peso, deprimirme y dejar de comer, tener intentos suicidas y que me internaran, durante ese tiempo muchísimos médicos me atendieron, tanto psicólogos, psiquiatras, pediatras, etc.

El tiempo pasó y después mi padre falleció, mi madre se fue a trabajar lejos y todo eso influyó para que aprendiera a sobrevivir solo y a sobreponerme de mis enfermedades tanto físicas como mentales, pero, la verdad es que nunca me dieron de alta propiamente, realmente nunca me curé, simplemente seguí viviendo, o más bien, sobreviviendo, aunque seguía con mis depresiones y mis problemas físicos yo solo procuraba comer, aunque no siento apetito como las personas normales (puedo pasar días sin comer sin sentir hambre) también me perseguían pesadillas, miedos, fobias, obsesiones y recuerdos del pasado, de cosas horribles (flashbacks) que se disparaban ante cualquier cosa (ver una película, mirar algo en la calle, un color, un aroma, etc.) y con eso bastaba para hacerme caer de nuevo en depresión y tristeza, y vivir así es un infierno horrible porque uno no disfruta de todas las cosas bonitas que hay en el mundo, estar deprimido es ver todo gris siempre.

Yo pensé en suicidarme, pero a la vez no quería porque sé que eso es pecado y yo creo en Dios, así que no podía matarme, entonces yo sólito decidí que no podía seguir como estaba y me puse a buscar ayuda, al principio no fue sencillo porque tenía miedo a que pensaran que estaba loco o cosas por el estilo, y como me daba miedo hablar esto en persona opté por investigar en libros y en Internet, fue entonces cuando supe de Miguel Adame, pues visite su página web, A.S.I. (abuso sexual infantil) NUNCA MÁS.

Me sorprendió muchísimo leer los testimoniales y los relatos de gente que escribían ahí, porque eran prácticamente un reflejo de mi mismo, de los problemas que tengo y de los miedos y traumas con los que batallo cada día, yo me encontraba buscando en la red algo de información sobre depresión y como solucionarla, pero fue en la página de Miguel que el tema de abuso sexual infantil me pegó de frente, pues yo lo había sepultado en mi memoria y no le daba importancia, lo cierto es que después de leer los distintos contenidos que entendí muchas cosas y el porque me pasaba lo que me pasaba, porque la tristeza, porque el miedo a que me tocaran, porque me aterran las relaciones sexuales, porque me siento sucio constantemente y sin valor alguno, porque soy una porquería de persona llena de complejos y de tristeza y porque las depresiones y la anorexia, bueno, ahí entendí que estas cosas son consecuencia de los abusos sexuales que me pasaron de chico, de adolescente y aun me pasaron siendo mayor, pues me es muy difícil defenderme, todo esto desencadeno en que me enfermara, me deprimiera y todo lo demás, pero la causa fundamental era que cuando me abusaron y mis papás se enteraron, no le dieron importancia, no supieron o no quisieron ayudarme, yo creo que más bien no pensaron que me fuera a afectar tanto, pero lo cierto es que si me afecto, y mucho, como quisiera que no hubiera pasado porque me arruinaron la vida y ahora mismo me cuesta mucho escribir esto pero es importante decirlo, eso también lo aprendí en la página de A.S.I. Nunca Más, que es muy importante hablar, para que este tema salga a la luz del público, porque cuando busque información del tema no encontré quien me respondiera y Miguel si lo hizo, además de tener información y artículos en su sitio tiene una sección de contacto y después que le escribí me contestó y me dijo que esto que estaba pasando no era mi culpa y que no tenía porque sentirme apenado o con vergüenza de decirlo y eso que me dijo no me lo habían dicho nunca, Miguel nunca sintió asco o repulsión hacia mí, no me rechazó a pesar de las cosas que me pasaron, siempre me trató con respeto y yo se lo agradezco mucho, desde que lo conocí se interesó en mi caso y me paso el contacto de varias personas amigas suyas que me estuvieron escribiendo y ayudando, hablaron conmigo, me escribieron correos contestando dudas y dándome ejercicios sencillos que me ayudaban a entender más y más, y con todo esto, tuve la fuerza para buscar ayuda por mi mismo con terapeutas profesionales y también pidiéndole mucho a Dios, y aunque no he superado mis problemas, estoy poniendo todo mi empeño para vivir cada día, a veces tengo días buenos dentro de mis etapas de depresión y aunque estoy muy mal también tengo ahora una luz de esperanza pues gracias a Dios conocía a Miguel y su página, y a muchas personas más que me han ayudado sin esperar nada a cambio y estoy empezando el camino de curar esas heridas internas.

A mí me da mucha vergüenza escribir todo esto porque soy hombre, y la mayoría de las personas que sufren A.S.I. (abuso sexual infantil) son mujeres, pero quiero decirles que esto le pasa a niñas y niños y que se sufre igual seas hombre o mujer y hay muy poca ayuda cuando la necesitas, por eso quisiera que reconocieran la labor de Miguel Adame
Y además de eso comenzó una cruzada y la página web, yo creo que deben reconocerlo para que más ciudadanos sean como él, porque desinteresadamente pone su tiempo, sus recursos y su persona en una labor que no tendría que estar haciendo, lo hace simplemente por su gran deseo de ayudar, de apoyar, de darle un poco de esperanza a los que hemos vivido esto y también difundiendo esta problemática para que no se siga propagando este cáncer social que atenta contra el más importante tesoro que puede tener nuestra nación; su capital humano, sus niños.

Agradezco la atención y el tiempo que pusieron a esta carta testimonio, esperando que sirva para la convocatoria al Premio Nacional de Acción Voluntaria y Solidaria y para agradecerle a Miguel Adame su ayuda y su amistad.



Atte:
ANÓNIMO.

Testimonio.


Testimonio sobre Miguel Adame

¿Quién es Miguel Adame? Un profesionista con un empleo de tiempo completo. Un esposo. Un padre de familia amoroso. Un padre tan amoroso que por amor a su hija se lanzó a una cruzada por los niños y niñas en todo el mundo de habla hispana. No sólo por ellos, sino también por los adolescentes y adultos lastimados por la peor de las traiciones: el Abuso Sexual Infantil.

La peor pesadilla de un padre se hizo realidad en la vida de la familia de Miguel Adame y fue a partir de entonces, hace más de 5 años, que Miguel inició una lucha por romper el silencio que protege el terrible flagelo del Abuso Sexual Infantil.

Cuando las puertas de las casas se cierran, cuando las lucen se apagan, cuando todos los ruidos se apagan; millones de niños y niñas en el mundo entero sufren en silencio y totalmente solos el peor de los secretos. Callan porque nadie escucha, nadie quiere escuchar. Millones de hombres y mujeres, adultos, van apresurados por la vida, tratando de desempeñar las actividades cotidianas con una pesada losa en sus espaldas cansadas. Muchos de ellos no pueden más y simplemente se derrumban, se abandonan, se pierden. Los otros, sobreviven. Nadie ve, nadie quiere ver.

El abuso sexual infantil es una realidad que despedaza almas, que mutila vidas. Las vidas de los más vulnerables, de los más indefensos, de nuestros niños y niñas. Es una realidad que la sociedad se niega a ver, que la sociedad calla porque duele. Porque es más fácil mirar en otra dirección. Porque nos confronta con nosotros mismos. Porque muchas veces nos hace sentirnos rebasados, impotentes. Las estadísticas son avasalladoras, más de la mitad de las mujeres y cerca de la mitad de los hombres han sufrido abuso sexual infantil.

En el silencio y en la soledad de un secreto no es posible hacer frente a este crimen. Pero este crimen sucumbe ante la voz, ante la denuncia. Sólo al hablar de este flagelo es que podemos combatirlo. Sólo al hablar de esta realidad es que los sobrevivientes empiezan a sanar y a recuperar la plenitud de sus vidas. Al hablar libremente del abuso sexual infantil reconocemos que es un hecho y es sólo entonces cuando podemos prevenirlo.

Los niños y niñas informados tienen más posibilidades de hablar cuando están siendo acosados, abusados. Los padres, tutores, maestros y todos los que de alguna manera tenemos a nuestro cuidado a niños y niñas somos capaces de reconocer el abuso y tenemos herramientas para proteger a los menores. Los hombres y mujeres responsables de crear las leyes e impartir justicia pueden combatir este delito sólo cuando están plenamente conscientes que ocurre y de sus efectos de largo plazo. Los adultos que sufren estos efectos de largo plazo en silencio y en soledad empiezan a reconocer el daño que han sufrido y buscan canales de apoyo para sanar su dolor y recuperar sus vidas cuando se saben escuchados, creídos, comprendidos.

Hasta hace poco más de 5 años, este delito seguía perpetrándose en silencio mientras la sociedad entera miraba en otra dirección. Hasta que Miguel Adame decidió romper el silencio y empezó el cambio. Un cambio gradual y nada fácil, que ha dado frutos inmensos. Desde entonces miles de personas empezamos a seguir a Miguel y a apoyarlo en esta cruzada. Muchos de nosotros queríamos hacer algo pero no sabíamos por dónde empezar. Muchos necesitaban ayuda y no sabían a quién recurrir. Simplemente no había información, no comprendían lo que les pasaba. Muchos más eran testigos impotentes de esta realidad y querían proteger a sus propios hijos, a sus estudiantes, a los niños y niñas de su entorno y se topaban con un muro de silencio infranqueable.

Miguel nos iluminó a todos nosotros el camino. Se convirtió en nuestro guía. Tendió la mano a aquellos que nunca habían sido tomados de la mano. Y desde entonces ha servido de puente para unir a sobrevivientes, terapeutas, padres y madres de familia, maestros y tutores, adolescentes, legisladores y miembros de la sociedad comprometidos con esta causa; no sólo en México, sino en el mundo de habla hispana.

En los cerca de 3 años que he tenido la fortuna de colaborar con Miguel he admirado su tesón para seguir luchando por los niños y niñas, por prevenir este delito, por crear consciencia en los padres y madres de familia, por informar a todos aquellos responsables del cuidado y educación de los niños y niñas, por la creación y aplicación de leyes que protejan a las víctimas, por combatir la doble victimización que a menudo ocurre en medio de los procesos legales.

Miguel ha dedicado todo su tiempo libre, su corazón y su espíritu a esta causa. Y sin temor a exagerar puedo asegurar que ha salvado vidas y ha dado esperanza a miles de personas. La mayor retribución que Miguel ha cosechado no se mide con nada ni se explica con palabras, es el amor de miles de personas.



C D .

Porque todos conocemos a un sobreviviente de abuso sexual 

Loading...

Muchas gracias

El propósito del contenido de este blog es mostrar solo algunos comentarios vertidos hacia mi persona. El objetivo de revelarlos es muy claro. Crear Confianza y certidumbre.
Para muchos sobrevivientes puede resultar muy difícil confiar en un hombre.
Y cuidarnos de los detractores.

Todo el trabajo que realizo en estos blogs es voluntario y sin fines de lucro.


Quien quiera saber un poco mas de mi les dejo estos enlaces:


Apoya

Loading...

firma por favor:

http://www.avaaz.org/es/petition/ABUSO_SEXUAL_INFANTIL_NUNCA_MAS/